Ayudar a los gatos Cuidado del gato

Ventajas de adoptar un gato adulto

19/01/2018
Razones para adoptar un gato adulto | Foto: Pexels.com

Adoptar un gato adulto tiene múltiples beneficios para el minino y para ti. Conoce más sobre ello.
Si hace tiempo que conoces este blog, sabrás que siempre intentamos fomentar la adopción frente a la compra. Y si aún te preguntas el motivo de esa defensa, te invitamos a leer este artículo en el que detallamos las ventajas de adoptar un gato, además de los aspectos a tener en cuenta.

Hecha esta declaración de intenciones, una vez ya hayas decidido que la mejor opción es adoptar y estés convencido de que cumples los requisitos para hacerlo, llega el momento de encontrar al que será tu fiel y amado compañero felino.

Cuando pensamos en incorporar un gato a nuestra familia muchas veces nos viene a la cabeza el típico gatito pequeño, divertido y juguetón. Eso puede estar bien en algunos casos, pero tal vez hay cierto desconocimiento de las ventajas que supone inclinarse por adoptar un gato adulto o senior.

¿Qué es un gato adulto?

En esta tabla definimos qué edad humana tiene un gato, clasificando la vida del minino por etapas. Ahora bien, en este caso cuando nos referimos a adoptar un gato adulto, estamos hablando de un gato que tenga más de 1 o 2 años. En la tabla sería a partir del gato adolescente – joven – maduro.

No existe una fecha exacta de madurez para todos los gatos, ya que cada raza, cada minino y cada circunstancia es diferente. Pero se considera que el gato empieza a ser adulto cuando ya está del todo desarrollado y deja de crecer.

Hay razas como los Maine Coon que tardan más en desarrollarse, y no alcanzan la edad adulta hasta los 2 años. De ahí que la cifra orientativa de gato adulto que os damos es de 1-2 años.

La edad en que el gato deja de crecer y entra en su etapa adulta no debe confundirse con su capacidad de reproducción, ya que hay muchos gatos que tienen su primer celo a los 4-5 meses.

¿Qué ventajas tiene adoptar un gato adulto?

Razones y ventajas de adoptar un gato adulto | Foto: pixabayEstas son algunas de las razones más interesantes para hacerlo que la familia adoptante debe sopesar y ver si le encaja:

  • Una gran oportunidad. Una de las razones más bonita es que muchas veces los gatos adultos pasan a ser “invisibles”, gatos por los que nadie se interesa. El ofrecerle un hogar a un gato adulto es darle una oportunidad a un minino que lo agradecerá siempre.
  • Lo que ves es lo que hay. El gato adulto ya ha desarrollado su carácter y personalidad, por lo que podrás preguntar a la protectora o a la entidad cómo es. Hay personas que, por su forma de vida, encajan más con gatos independientes, otros que prefieren un gato que sea muy cariñoso, otros se identifican más con gatos tímidos, otros necesitan que se lleven bien con niños, otros que se lleven bien con perros, etc. Escoger un gato adulto que cumpla con el tipo de vida que va a tener a posteriori nos da muchas ventajas y evita un problema futuro de convivencia.
  • La crianza es más sencilla. A veces se dice que el gato adulto no necesita tantos cuidados como un gatito cachorro, pero esta expresión puede llevar a una mala interpretación. Un gato necesita cuidados que deben ser cumplidos a cualquier edad (una correcta alimentación, un seguimiento veterinario, unas buenas dosis de juego y amor, etc.), pero es cierto que las primeras etapas de vida de los mininos son más complejas y necesitan de un aprendizaje mayor por nuestra parte. En general, en el caso del gato adulto sano, este cuidado es más básico y más sencillo de llevar a cabo.
  • Menos energía. Los gatitos cachorro tienen mucha más energía que los gatos adultos, como ocurre con la mayoría de animales y con nosotros mismos. Esta bomba de nervio se traduce en que un gatito puede ser más “destrozón”, puede necesitar de una actividad física mayor, etc. Dependiendo de la casa y de la familia adoptante, habrá que valorar si se puede estar a la altura de esta demanda de energía o es mejor adoptar un gato con una personalidad más estable y tranquila.
  • Amigos de los niños y de los ancianos. Un gato adulto suele ser un buen compañero para este tipo de público. Los niños y los gatitos pueden parecer una combinación muy divertida, pero en realidad también es “peligrosa”, especialmente porque el gatito apenas sabrá huir de la intensidad de los niños e incluso porque los críos pueden hacerles daño jugando, y viceversa. En el caso de la gente mayor, el tema de la energía que requiere un gatito hace que no sea la combinación más óptima, siendo mejor un gato más adulto.

En conclusión, los gatos no son como los coches, que una vez pasan los años pierden valor y están “muy usados”.

Muchos gatos adultos no han sido adoptados por diversas razones que nada tienen que ver con que sean una mala opción. Al contrario, a veces hay gatos que llegan a la protectora tarde porque su humano ha fallecido, porque alguien de la familia ha desarrollado una alergia o por múltiples razones más.

4 comentarios

  • Reply carlos 03/04/2018 at 21:09

    Yo adopté un gato con 11 años. Murió de cáncer a los 16 años y el gato más cariñoso, noble y amoroso que he conocido nunca. Cada día le echo de menos.

    • Reply Míriam Martínez 04/04/2018 at 18:45

      Y seguro que vivió con mucho amor en sus últimos años, gracias por esa bonita decisión :) Un abrazo

  • Reply roxana 07/03/2018 at 22:40

    Yo adopte una bellisima gatita de 2-3 años que se apareció en mi trabajo y no se despegaba de mi. Dije: esta es la gatita que me envió mi anterior hija-felina (falleció), para que la cuide. ES la señal que le pedí cuando murió. Es una gatita muy agradecida de haberla sacado de las calles, mansa, dulce y con tanto amor para dar como yo tengo para darle. Adopten, nunca compren!

  • Escribe tu comentario (Recuerda: no es un consultorio ni se resolverán dudas veterinarias)