Cuidado del gato

Cómo escoger el mejor arenero para tu gato

21/02/2017
como escoger el mejor arenero para tu gato

La buena elección de una bandeja sanitaria es clave para que tu gato pueda hacer sus necesidades sin problemas. Te contamos qué tienes que tener en cuenta para escoger el arenero ideal.

Trucos para escoger el mejor arenero para gatosUno de los elementos imprescindibles para todo gato que vive en casa (ya sea exclusivamente o que vive en semilibertad) es disponer de un espacio en el que realizar sus deposiciones. Y este lugar suele ser un arenero, también conocido como bandeja de arena, bandeja de gatos, bandeja higiénica, caja de arena o bandeja sanitaria.

Los que vivimos con gatos a menudo nos encontramos con dudas respecto a qué tipo de arenero será mejor para el minino y dónde ubicarlo. Si nos fijamos en la forma en que estos felinos se comportan en su hábitat natural obtendremos algunas pistas de qué es mejor para ellos.

Los gatos suelen ser muy sigilosos y evitan dejar rastro para que sus depredadores no los encuentren, por ello suelen hacer sus necesidades en espacios más tranquilos y “escondidos”. Un gato salvaje no siempre tapa sus deposiciones, pero por norma general tanto los gatos asilvestrados como los gatos domésticos sí intentan deshacerse de heces y orines, y así eliminar pistas de su ubicación.

Partiendo de esto, hoy resolveremos qué hay que tener en cuenta para seleccionar el mejor arenero.

Características de un buen arenero

En el mercado existen infinidad de modelos, así como de tipos de arena, y cada gato responde de manera distinta a ambas cosas. Así que lo primordial es que pruebes con tus gatos y observes cuál se adecúa más a sus necesidades y gustos.
La bandeja sanitaria puede ser abierta o cerrada, todo tiene sus pros y sus contrasAlgunas de las características que diferencian a los distintos areneros son:

  • Tamaño: seguro que has observado que el gato suele hacer un sinfín de maniobras para hacer sus necesidades, taparlas, etc. Si es así, es probable que tu gato no tenga suficiente espacio y por eso esté buscando la mejor manera de colocarse. Idealmente, el arenero debe ser lo suficientemente grande como para que el minino quepa completo y pueda moverse con tranquilidad, en concreto la medida que se recomienda es de 1,5 veces el largo del gato.
  • Altura de la bandeja: otro factor a tener en cuenta es la altura, puesto que algo bastante frecuente es que los gatos tiren arena fuera. Cuando el gato es pequeño o cuando tiene poca movilidad (por ejemplo si es muy mayor) merece la pena que la bandeja no sea muy alta o tendrá dificultades para entrar al arenero. Por el contrario, en el resto de gatos suele ser bueno que sean bastante altas (unos 30 – 40 cm)
  • Abierto o cerrado: los areneros más básicos y típicos son los que se componen solamente de una bandeja abierta, pero existen algunos más sofisticados que vienen con tapa y puerta de entrada, creando así una especie de cubículo. La elección de uno u otro dependerá de ti y de las preferencias del gato, porque ambos sistemas tienen pros y contras. La bandeja higiénica abierta gusta más a los mininos que necesitan ir mirando alrededor mientras hacen sus necesidades, pero suele ser más problemática por los olores y para los gatos que escarban fuerte y lanzan mucha arena fuera. La bandeja cerrada puede ser una buena opción porque suele ser más efectiva contra olores y lanzamiento de arena, pero hay muchos gatos que se agobian en ellas; así como hay otros que la prefieren por la intimidad que les proporciona. La opción de arenero cerrado también puede ser una buena elección cuando hay niños pequeños, ya que es más difícil que tengan acceso a la arena. Lo normal es que la bandeja sea lo suficientemente cómoda para que el gato esté seguro y tranquilo, cuando eso ocurre, el minino se concentra en hacer sus necesidades y olvida todo lo demás.
  • Algunos areneros llevan elementos que facilitan la limpieza de la arena, como por ejemplo una rejillaFacilidad de limpieza: limpiar el arenero no es una tarea agradable para nadie, así que cuanto más sencillo sea, mejor. La bandeja abierta suele ser sencilla de limpiar, y los cubículos cerrados sin ningún sistema adicional son un poquito más costosos de manipular. También existen modelos que incorporan facilidades para su limpieza, como los areneros autolimpiables o los que disponen de una especie de rejilla que actúa de colador. Lo importante es que el cambio de arena sea frecuente y que, a menudo, limpiemos el arenero a conciencia.
  • Diseño: cuando el arenero cumple con las características deseadas anteriores, toca escoger el que se adecúe más a nuestros gustos, ya sea por color, modelo, etc. Hay bandejas sanitarias muy sencillas que combinan todo, y hay auténticas “obras de arte”: areneros de diseño, areneros incorporados en muebles, etc. Para gustos, colores.

 

Muchos de los areneros comerciales no cumplen con estas características antes mencionadas, con lo cual se debe hacer una buena búsqueda para encontrar el adecuado, o bien adaptar alguna caja o similar a dicho uso.

Una vez seleccionado o construido el arenero ideal, toca saber dónde ponerlo y si es suficiente con uno, o necesitas más.

Dónde colocar la bandeja de arena

El arenero debe ubicarse en un sitio en el que el gato pueda estar tranquilo: un lugar en el que no haya mucho tránsito e, idealmente, un rinconcito donde el minino se sienta protegido.

En su hábitat natural, en el momento en que el gato está haciendo pipí o caca se siente vulnerable a un posible ataque. Por ello, y por su estado continuo de alerta, necesita tranquilidad y privacidad en su particular baño. Y que además disponga de la opción de huir fácilmente.

Para ello debemos ver en qué parte de nuestra casa se puede colocar la bandeja sanitaria: en un baño, en un cuartito, en un patio no transitado, bajo una escalera, en una esquina o rincón que no sea una zona de paso, etc.

Recuerda también que en casa deben distinguirse bien las distintas zonas; siguiendo estas pautas, el arenero debe apartado de la comida, la zona de juego y la zona de descanso.

Cuántos areneros por gato

Lo ideal para calcular cuántas bandejas nos harán falta es hacer la ecuación de:
Número de gatos que viven en casa + 1

Algunos ejemplos:

  • Cuántos areneros necesito si solo tengo un gato: 1 + 1 = 2 areneros
  • Cuántos areneros para dos gatos: 2 + 1= 3 areneros
  • Cuántos si vivo con 4 gatos: 4 + 1 = 5 areneros

Y así sucesivamente.

La fórmula de tener siempre una bandeja de más es principalmente en las casas que hay más de un gato, ya que puede ocurrir que:

  • Alguno de los gatos decida que uno de los areneros “es suyo” y no quiera compartirlo
  • Varios gatos quieran ir a la vez a hacer sus necesidades y se encuentren que “está ocupado”
  • Uno de los areneros esté más sucio y puedan utilizar otro

De todos modos, incluso en las casas en las que vive un solo gato conviene tener dos areneros, puesto que en su hábitat natural, el minino no suele defecar y hacer pipí en el mismo sitio.

La limpieza del arenero, el tipo y la ubicación también pueden hacer que un gato tenga preferencia por un arenero u otro, en función del momento. Así tiene donde escoger según le convenga.

Pero lo cierto es que pocas personas tienen el espacio suficiente para ofrecer esta gran cantidad de areneros y que, además, estén la ubicación correcta. Así pues, la idea es acercarse al máximo a la fórmula ideal e intentar tener por lo menos una bandeja por gato.

Para retirar las heces se puede usar una pala Otros consejos

Una vez ya hemos escogido el tipo de bandeja de arena que nos conviene y le hayamos encontrado la ubicación perfecta, ten presente aspectos como:

  • Observa a tu gato y él te dirá si le gusta o no el arenero y el lugar. Si algo falla y, por ejemplo, el minino se orina fuera, ve probando otros sitios, otros tipos de arena u otros areneros.
  • No hagas cambios bruscos, el gato suele ser un animal de costumbres así que si cambias el arenero, no cambies el tipo de arena a la vez, por ejemplo.
  • Si utilizas una bandeja cerrada no pongas objetos pesados encima, además de que se puede romper, se pueden caer y dar un buen susto al gato.
  • Para limpiar las heces, existen palas higiénicas que te ayudarán a mantener el arenero limpio sin necesidad de cambiar constantemente la arena.
  • Cada cierto tiempo es necesario limpiar bien la bandeja sanitaria, para ello es mejor no usar productos de olores fuertes ni lejía, y preferible que lo hagas con algún desinfectante neutro. Como producto ideal, se recomienda hacerlo con un limpiador microbiológico, que además de desinfectar y eliminar los olores, es inocuo para la salud del minino y no añade olores distintos que puedan ser molestos para el gato.

No hay comentarios

Escribe tu comentario (Recuerda: no es un consultorio ni se resolverán dudas veterinarias)