Cuidado del gato Enfermedades y salud

Proteger a tu gato de las caídas desde ventanas, balcones y terrazas

10/03/2017
Consejos para proteger al gato de caídas

Los gatos son muy buenos equilibristas, pero no están exentos a las caídas de altura. Descubre de qué manera puedes evitarlas con sistemas de protección adecuados.

El síndrome del gato paracaidista

Los traumatismos en gatos resultantes de una caída son más habituales de lo que nos podemos imaginar.
Los veterinarios y expertos felinos llaman síndrome del gato paracaidista o síndrome del gato volador a la caída de gatos domésticos desde más de 7 metros de altura (aproximadamente 2 pisos).

Estos desplomes suelen ser más frecuentes en gatos jovencitos con menos sentido del peligro, gatos mayores que han perdido facultades y gatos sin castrar que tienen más tendencia a querer escapar de casa.

Existen muchas ocasiones y despistes en el que el gato se puede caer de bastante alto¿Cómo se caen?

Los motivos por los que un gato puede sufrir una de estas caídas son muy diversos: la curiosidad le hace “ir más allá”, se puede resbalar, puede ver un pájaro o insecto y querer cazarlo, se puede asustar, el viento le puede jugar una mala pasada, se puede quedar dormido, puede calcular mal la distancia en un salto, etc.

Hay que tener en cuenta que, especialmente en las ciudades, existen varios factores de riesgo para las caídas muy distintos a los del hábitat natural del minino:

  • Los edificios pueden llegar a ser muy altos (de 7 a 30 metros aprox.), en los espacios en los que el gato se movería en la naturaleza no suele enfrentarse a este tipo de alturas.
  • El gato no tiene una clara noción de lo alto que se encuentra porque no ha ascendido por el edificio; no es lo mismo que cuando se sube a un árbol, en el edificio se encontró de repente.
  • Las superficies de terrazas, balcones, alféizares, ventanas, etc. no presentan las rugosidades habituales de la naturaleza, siendo más resbaladizas y difíciles para que el minino se quede enganchado con sus garras.

¿Qué puede pasar si el gato se cae?

Curiosamente una caída desde poca altura puede tener consecuencias más graves que una de más alto. Los gatos tienen la fama de caer siempre de pie, y esto se suele dar gracias al reflejo de enderezamiento. Pero justamente cuando las distancias son cortas, puede ocurrir que no le dé tiempo a realizar este movimiento para corregir su postura.

El reflejo de enderezamiento ayuda a que los gatos corrijan su postura en las caídasCuando un gato cae desde una altura considerable, hace ciertas maniobras que le permiten no adquirir mayor velocidad y “controlar” la caída. Su sistema vestibular (que controla el equilibrio y el espacio) adquiere una posición horizontal, con la cola en vertical e hinchada; además, los músculos se relajan y así absorben mejor el golpe final.

Ahora bien, todo tiene un límite, y si cae de mucha altura, las consecuencias pueden ser terribles.

Otra situación que puede agravar una caída es que el gato se encuentre con objetos por el camino: tendederos, techos, tuberías, etc.

Todas estas circunstancias se traducen en que, en el mejor de los casos, al gato no le pase nada o se haga lesiones superficiales. Aún así, es muy probable que se asuste y podría pasarse unos días escondido o temeroso.

A partir de ahí, las consecuencias pueden ir a peor: desde traumatismos o lesiones en la cabeza, la columna vertebral, el tórax, el abdomen, fracturas de las extremidades, etc. hasta que el golpe resulte mortal .

Por lo tanto, por muy buenos equilibristas que sean los gatos, cualquier despiste puede acabar en caída. Así que hay que tener mucha precaución cuando el gato tiene acceso a ventanas, balcones, patios o terrazas.

Y lo más importante: si el gato se ha caído, llévalo inmediatamente al veterinario.

Pero antes de que esto ocurra se pueden tomar medidas preventivas.

¿Qué hacer para que no se caiga?

En realidad hay dos opciones:

  • No permitir que el gato acceda a los espacios potencialmente peligrosos (ventanas, balcones, etc.) Pero esto muchas veces resulta prácticamente imposible, sobre todo teniendo en cuenta que los gatos suelen sentirse más atraídos por aquellos espacios a los que se les prohíbe la entrada.
  • Preparar los espacios potencialmente peligrosos para reducir la posibilidad de caída.

En función del lugar que haya que acondicionar y de tus habilidades y presupuesto para hacerlo, podrás encontrar miles de opciones en el mercado. Lo más frecuente es protegerlo con redes.

Consejos para escoger una red protectora

Proteger al gato con mosquiteras | Foto: zooplusAntes de escoger el sistema de protección que principalmente pondrás en tus ventanas, balcones o terrazas, cabe tener en cuenta cómo es tu gato en términos de:

  • Edad: el tamaño de la red y de los espacios que quedan entre ella tienen que ser menores al de la cabeza del gato, para que no se cuele. En el caso de los gatitos, una red de 4 cm puede ser demasiado grande, por lo que se recomienda una de 2 cm. Si el gato es joven y enérgico, también habrá que pensar en un sistema de protección reforzado.
  • Tamaño: en línea del punto anterior, hay que calcular que el gato no pueda escabullirse por la red ni quedarse enganchado. Y si el minino es grande y fuerte, procurar que sea una red resistente.
  • Comportamiento: además de si hay peligro de que el gato pueda romper la red, es importante saber cuáles son sus costumbres: si escala, si muerde, si es muy curioso, etc. Para escoger la mejor manera de protegerlo de peligros.

Otros factores a tener en cuenta a la hora de escoger el sistema es que incorpore protección UV (es decir, que filtre los rayos solares nocivos) y que el montaje sea estable y se adecue correctamente al espacio que estamos acondicionando.

Tipos de sistemas de protección

Hay infinidad de sistemas y de formas de aplicarlos, los más conocidos son:

Red flexible: sirve tanto para proteger espacios concretos como para hacer un cerramiento (llamado muchas veces gatio de la combinación de gato + patio).

Existen muchos modelos con colores, tamaños y resistencias diferentes: redes prácticamente invisibles que quedan muy disimuladas, redes tipo gallinero que suelen ser las más usadas en los gatios, o las típicas de color verde que se encuentran en la sección de jardinería en la ferretería (y que son bastante económicas).

Para instalar este tipo de redes también hay muchas formas de anclaje como bridas o abrazaderas de plástico, argollas metálicas, cuerdas, bastidores, etc. En el caso de los gatios, se suelen utilizar varas metálicas para crear la estructura.

Celosía: parecidas a las redes flexibles, solo que la estructura no es flexible y puede resultar más decorativa.

La instalación es parecida a las redes flexibles, usando argollas, abrazaderas, etc.

Mosquitera: puede ser una buena opción si la tela es suficientemente resistente, y además sirve para proteger de mosquitos u otros insectos. Pero dependiendo del tipo de tela mosquitera, los gatos acaban por morderla, romperla, etc.

Reja a incorporar en las ventanas abatibles para proteger a los gatosLa forma de instalarla suele ser a través de marcos o similares, y son más habituales en ventanas.

Cabe mencionar que las ventanas abatibles no son un sistema de protección como tal, y si bien ayudan a la hora de evitar que el gato salga, muchas veces consiguen colarse y se quedan atrapados. Por lo que, en caso de disponer de ventanas abatibles, es conveniente incorporar una reja en el espacio que queda abierto para que el minino no se pueda colar.

 

1 comentario

  • Reply MiMiga 12/03/2017 at 13:03

    Nos parece IMPORTANTE añadir que las ventanas abatibles son una trampa POTENCIALMENTE MORTAL para gatos.

    En alemán existe hasta un término para ello: síndrome de ventana abatible.Por posición oblicua de la ventana con apertura en forma de cuña la mayoría de los gatos no consiguen salir, sino que queda con la pelvis atrapados. Al intentar escapar se deslizan aún más dentro, con graves consecuencias: Contusión de la aorta abdominal, que pasa directamente debajo de la columna, con irrupción del flujo sanguíneo a las extremidades posteriores, produciendo flaccidez y parálisis de ambas patas traseras. Más traumatismos en la mucosa de vejiga, intestino e pared abdominal, con necrosis, daños en la columna y órganos internos. Incluso si se libera el gato puede fallecer en los próximos días a consecuencias de las lesiones.

    Es imprescindible proteger a ese tipo de ventanas.

    Saludos felinos.

  • Escribe tu comentario (Recuerda: no es un consultorio ni se resolverán dudas veterinarias)