Alimentación de los gatos Cuidado del gato Enfermedades y salud

Diabetes felina, muy presente en gatos

14/11/2015
diabetes felina

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes. En las personas, la diabetes es una de las principales causas de enfermedad y mortalidad en todo el mundo, y también es muy frecuente en gatos.

Coincidiendo con el aniversario de Frederick Banting quien, junto con Charles Best, descubriría la insulina en 1921, el 14 de noviembre es el Día Mundial de la Diabetes.

Diabetes en gatos

La diabetes felina tiene muchos puntos en común con la diabetes mellitus tipo 2 humana (DM2), sobre todo en factores de riesgo y estrategias terapéuticas. Esta enfermedad endocrina es muy frecuente en gatos mayores de 7 años, siendo la media aproximada de 1 de cada 200 gatos. Este gran número de felinos afectados, al igual que en personas, podría estar directamente relacionado con la obesidad.

Síntomas habituales de diabetes en gatos

Los gatos con obesidad tienen tendencia a tener diabetes | Foto: www.cosasdivertidas.com

Uno de los factores es el ya comentado, la edad, puesto que la diabetes es frecuente en gatos mayores de 7 años, sobre todo, en machos que han sido esterilizados. Especialmente aquellos a los que no se les ha controlado la alimentación y han adquirido mucho peso.

Cuando el gato tiene diabetes, suele ocurrir que orine con mayor frecuencia, aumente el consumo de comida y agua, y, a la vez, pierda peso. También es normal que tenga infecciones urinarias. Otro síntoma es que el pelaje adquiera un aspecto deteriorado.
zooplus.es

Cómo tratar la diabetes en gatos 

Si se detecta alguno de estos síntomas en tu minino, lo mejor es acudir al veterinario para que le realicen análisis de orina y sangre. Si el diagnóstico resultase positivo, con una alimentación adecuada, junto al tratamiento de insulina bien controlado, sería suficiente para estabilizar los niveles de glucosa en sangre y remitir así la diabetes felina.

Si el gato sufre sobrepeso en el momento del diagnóstico, ayudándolo a alcanzar un peso normal favorecerá a que ya no necesite más inyecciones de insulina.

Dónde inyectar la insulina

Lo más importante es que todo esto lo consultes y hagas con tu veterinario de confianza.

En las zonas de la fotografía es más fácil coger la piel para inyectar al gato. De esta forma se evita aplicar la insulina en la zona muscular, lo que le causaría dolor.

Zonas inyectables de insulina para el gato | Foto: www.cosasdegatos.es

No olvidéis que si el tratamiento se realiza de forma constante, el gato llevará una vida feliz.

No hay comentarios

Escribe tu comentario (Recuerda: no es un consultorio ni se resolverán dudas veterinarias)