Alimentación de los gatos Comportamiento de los gatos

Dieta cruda para gatos: consejos y recomendaciones

21/09/2017
Dieta cruda para gatos BARF | Foto: PuroMenu

Son muchas las personas que se inclinan hoy por hoy por la alimentación natural, tanto para ellas como para sus gatos. Pero, ¿qué es lo natural cuando pensamos en un minino? Conoce más sobre dieta cruda para gatos.

Aunque hay opiniones para todos los gustos, hay quien dice que un gato debería alimentarse como lo haría si no estuviéramos nosotros, es decir, a base de ratones, pájaros y demás bichitos crudos.

Tanto es así que desde hace tiempo hay quien defiende como la mejor a esta esta dieta, conocida como BARF (del inglés Biologically Appropriate Raw Food). Incluso han surgido marcas comerciales que ofrecen este tipo de dieta completa y preparada.

Los beneficios de estas dietas son numerosos para los gatos: más humedad en su comida, mejora del aspecto del pelo, olor corporal y bucal, menos problemas del riñón y otros. Sin embargo, como es lógico, todavía hay mucha gente que duda.

En este blog queremos repasar qué es necesario tener en cuenta si quieres empezar a dar una dieta natural cruda a tu gato. Para ello, hemos hablado con los expertos de Puromenu que se han ofrecido a darnos unas pautas para todos aquellos que se lo estén planteando.

Dieta BARF gatos | Foto: PuroMenuSi decides hacerlo, hazlo bien

Parece trivial, pero como decíamos, hay muchas opiniones y algunas de ellas apuntan incluso al riesgo de dar carne cruda a nuestros mininos, porque no le va a sentar bien, por las bacterias, etc. La verdad es que en el norte de Europa y en Estados Unidos esta práctica lleva bastante tiempo y hay muchísima información acerca de cómo hacerlo correctamente. Y eso implica:

  • Usar buenas materias primas y de manera segura
  • Crear comidas que sean completas y dar las cantidades adecuadas
  • Controlar que todo esté yendo bien

Preparación básica de una dieta BARF para gatos

Todos tenemos nociones de lo que es una buena alimentación para nosotros (la sigamos o no). A partir de aquí, podemos variar ciertas cosas, pero ciertamente tenemos un patrón.

En la alimentación para nuestros mininos pasa lo mismo, es crucial saber qué debe componer una dieta completa para ellos, es decir, qué proporciones aproximadas debemos ofrecer de cada alimento.

Carne cruda para gatos | Foto: PuroMenuPorcentaje y cantidad de tipos de alimentos

Esta es la fórmula base:

  • 70% de carne de músculo
  • 15% de vísceras (50% de hígado y 50% de corazón, bazo u otras son las preferidas)
  • 10% de huesos carnosos (deberían componerse de un 50% de hueso), por
    ejemplo cuellos de pollo. También se puede optar por un complemento de
    calcio en un 5%, como cáscara de huevo molida o hueso molido que se
    vende como complemento
  • 5-10% de verdura y fruta
  • Taurina, unos 2g por kilo de carne

Pollo o ternera crudos para gatos BARF | Foto: PuroMenuDe tanto en cuanto se pueden incluir otros suplementos mezclados con su comida, como aceite de pescado, un poco de sangre, y cambiar a pescado en vez de carne una vez por semana.

Por supuesto, esto no es exacto y no pasa nada si un día damos un poco más de una cosa o menos de otra, lo importante es que ofrezcamos variado y que, a lo largo de un período, por ejemplo una semana, las cantidades sean más o menos estas.

Un gato normal viviendo en un piso podría comer entre un 4% y un 6% de su peso de esta mezcla al día. Por ejemplo, un gato de 5Kg x 5% = 250g al día.

Como consejo, para facilitar la tarea de disponer de este tipo de alimento en las cantidades descritas, se puede preparar el menú de un mes y congelarlo, para ir sacando día a día el alimento necesario.

Cambiar a nuestro gato a la dieta cruda requiere de tiempo

Si preparar su comida no es una labor difícil, convencer al minino de que esta dieta le conviene más ya es otra cosa. La razón es que la mayoría de gatos son muy apegados a lo que conocen y si de pequeños probaron una cosa, cambiarles puede ser una pequeña cruzada. La buena noticia es que ¡se puede conseguir!

Aquí hay algunos pasos que pueden ayudarte:

  1. Si tu gato come pienso, es más sencillo tratar de pasarle primero a comida húmeda, como latas o sobres. Si ya come húmedo inténtalo directamente con el crudo. También ayuda no dejar comida todo el rato disponible para que tenga hambre, pero nunca le dejes todo un día sin comer porque, a diferencia de los perros, no es bueno para ellos
  2. Empieza muy poco a poco, dejando un poquito de la nueva comida al lado de su plato habitual hasta que, la vaya reconociendo y probando
  3. Si esto no funciona, prueba a mezclarla con su comida habitual o mancharle un poquito con la nueva comida, los gatos son tan fans de la higiene que se lo lamerán y ¡misión cumplida!
  4. Progresivamente, ve cambiando las proporciones hasta que ya solo le ofrezcas la nueva comida

Ármate de paciencia, algunos gatos pueden estar semanas e incluso meses hasta finalmente cambiar, e incluso cambian de opinión de un día para otro sin previo aviso

Toma algunas precauciones

Igual que hacemos al alimentarnos nosotros, también es importante tomar una serie de precauciones para ellos. Te las resumimos aquí:

  • Congela los alimentos durante unos días para evitar posibles bichitos y bacterias. En general, los gatos pueden tolerar mucho más de lo que podemos nosotros, pero no viene mal echarles una mano.
  • Dales siempre la alimentación cruda. La gracia es que mantiene todas las vitaminas, minerales y enzimas que necesitan, además del agua
  • Sobre todo al principio, comenta a tu veterinario lo que quieres hacer y proponle hacer un seguimiento periódico, por ejemplo mediante análisis de sangre

Si la dieta BARF te gusta pero no puedes prepararla por falta de tiempo u otras razones en Puromenu te pueden ayudar, tanto ofreciéndote consejos y los ingredientes o productos completos listos para consumir. Puedes contactarles en Puromenu o escribiéndoles a info@puromenu.es.

No hay comentarios

Escribe tu comentario (Recuerda: no es un consultorio ni se resolverán dudas veterinarias)