Comportamiento de los gatos Cuidado del gato

Gatos y bebés recién nacidos en una misma casa

20/04/2013
gatos y bebes humanos

Conoce cómo hacer que gatos y bebés convivan sin ningún peligro, siendo incluso beneficioso para el recién nacido. La vida entre bebés y mininos es posible, y la adaptación será sencilla si sigues estos consejos.

Los gatos y los bebés pueden convivir perfectamente y disfrutar el uno del otro | Foto: jane-art.deviantart.com/

Los falsos rumores sobre los peligros de los embarazos con gatos en casa (repetimos, los gatos no son los culpables de la toxoplasmosis) hacen que muchas mujeres que se queden en estado se planteen qué hacer con sus gatos. De hecho, yo he tenido que dar explicaciones durante mi embarazo con gatos.

Y tras asegurarse de que el gato no es ningún peligro para su embarazo, les surgen los miedos de cómo se portará su gato cuando empiece a convivir con el recién nacido (muchas veces miedos infundados por las opiniones de otra gente ignorante).

Pues bien, la convivencia entre bebés y gatos lleva siglos existiendo, y si se trata con el cuidado necesario y las prevenciones recomendadas, puede llegar a ser muy positivo para todos (bebé, gato y mamá).

Cómo preparar previamente la llegada del recién nacido

El carácter territorial del gato hace que dos de los sentidos qué utilice más para reconocer a otros (objetos y personas) y a él mismo sean el olfato y el oído.

Los ruidos pueden llegar a ser un enemigo del gato si le causan estrés, por lo que antes de traer al bebé a casa, incluso durante el embarazo, la futura mamá puede ponerle grabaciones de llantos de bebé al minino. De manera suave, el gato se irá acostumbrando al sonido del bebé que le acompañará durante bastante tiempo. A medida que el gato se va habituando a las grabaciones, estas pueden ser cada vez más intensas.

Cuando el bebé nazca y esté en la clínica, alguien de la confianza del minino puede llevarle una mantita, pañales, etc. Para que el gato vaya oliéndolo y habituándose a la fragancia del recién nacido.

Tanto con las grabaciones como con el contacto con el olor del bebé, es recomendable premiar al gato, hacerle jugar, hablarse con tono suave… y así relacionará estos elementos con algo positivo.
zooplus.es

Cómo preparar al gato para la llegada del bebé a casaLos primeros acercamientos entre bebé y gato deben ser supervisados por un adulto | Foto: cheslah.deviantart.com

Es muy posible que cuando el bebé llegue a casa, la mamá no venga sola sino que lo haga con invitados. Si el gato es sociable, puede que no haya problemas; pero si al gato no le gustan mucho las visitas, lo mejor es prepararle una habitación para él solo, que esté tranquilo y pueda salir cuando se termine el bullicio.

El encuentro entre bebé y gato tiene que ser natural, y estar supervisado por un adulto. Es posible que el gato se vaya acercando a olfatearlo, incluso cuando el bebé esté mamando. Si estos encuentros se acompañan suavemente de elementos positivos (premios, caricias, etc.) será mucha más sencilla la adaptación entre los dos pequeños.

La cuna del bebé y el gato

Hay un falso mito que dice que los gatos chupan el aire de los bebés, y no pueden dormir juntos para que no se asfixien. Eso no es cierto, pero sí que existen muchas recomendaciones en las que dicen que gatos y bebés es preferible que no duerman juntos durante los primeros meses. Esto se dice porque el gato tienda a buscar el calor, y puede ponerse al lado de la cabecita del bebé (que no tiene suficiente movilidad para buscar el aire si le tapa la nariz).

Para evitar estas situaciones, una opción es poner una red a la cuna. También se puede cerrar la puerta de la habitación cuando el bebé esté dentro durmiendo (idealmente con una puerta transparente para que el gato pueda verlo y oírlo desde fuera).

Esto aplica cuando el bebé duerme en la cuna y en su propia habitación que, como os contaré al final, este no es nuestro caso.

Medidas de higiene

Evidentemente es importante mantener limpia la casa, incluida la bandeja de arena del gato. Y sobre todo cuando el bebé empieza a gatear, es recomendable que la comida y especialmente la arena del gato no estén al alcance del pequeño gateador.

Si utilizamos algún producto con el gato, es importante asegurarse de que no es nocivo para el bebé, por si este toca al minino.

Y si tenemos miedo de que el gato pueda arañar al bebé (cosa poco probable) lo mejor es cortar las uñitas del gato a menudo.

El gato no es causante de enfermedades para el bebé

Existen muy pocas enfermedades que se transmitan de gatos a humanos, por lo que no tenemos que ver al minino como un posible foco de infección para los bebés.

Incluso recientes estudios han demostrado que los bebés que viven con mascotas (como perros y gatos) tienen menos tos y estornudos durante el primer año de vida.

Muchos investigadores coinciden en que mantener al bebé en una burbuja puede hacerlo más débil y que no desarrolle correctamente su sistema inmunológico.

La alergia a los gatos es otro de los miedos que se tiene. Pero se ha demostrado que si el bebé no tiene alergia y convive con gatos desde pequeño tiene menos posibilidades de desarrollarla en el futuro.

¿El gato puede tener celos del bebé?

Gatos y bebés se irán conociendo poco a pocoOtra de las preguntas que a menudo nos hacemos es si el gato puede desarrollar celos hacia el recién nacido, sobre todo porque tenemos tendencia a humanizar los sentimientos del minino.

El gato no desarrolla celos pero sí puede variar su comportamiento a causa del estrés y del cambio. Lo más importante es mantener las rutinas del gato, que es un animal de costumbres.

Si seguimos los consejos anteriores y tenemos paciencia, seguramente reduciremos las variaciones de comportamiento del gato.

Y por último, y no menos importante, los niños que conviven desde bebés con animales pueden desarrollar una sensibilidad y aprender unos valores muy importantes desde bien pequeños.

Mi experiencia con nuestra bebé y nuestros gatos

En el momento en que estoy actualizando este post mi niña tiene 8 meses (los cumple hoy, ¡cómo pasa el tiempo!) y lo cierto es que la relación que tiene con nuestros dos gatos se podría decir que es muy buena.

Antes de que naciera la pequeña, Kato y Conxa no eran los típicos gatos de foto que están todo el día mimando mi barrigota. Sí que dormían encima mío y se acercaban mucho, pero tanto como lo habían hecho antes de estar embarazada y como lo siguen haciendo ahora.

Nosotros no preparamos mucho la llegada, ni pusimos sonidos de bebé ni nada por el estilo. Pero sí que mientras estábamos en la clínica, estuvimos muy pendientes de que los gatos estuvieran cuidados y no notasen muchísimo el cambio, y también les  trajimos alguna ropita y pañal de la bebé, para que fueran oliendo. Ellos lo miraban, se acercarban un poco a olfatear, y en seguida ignoraban los objetos.

Y el día que llegamos con la pequeñita solo nos quedamos en casa los 3 (mi marido, la pequeñita y yo) dejando opción a que los gatos se escondieran o salieran a ver qué ocurría. Kato, como siempre, fue más atrevido en olfatear y acercarse, Conxa fue más precavida.

Lo cierto es que lo hicimos todo con bastante naturalidad, sin darle mucha más importancia, confiamos en el instinto y en nuestros gatos. Y, en general, nos gusta no forzar las situaciones, y creemos que nuestros gatos están acostumbrados a esta forma de ser bastante tranquila con la que intentamos llevar algunas cosas.

Poco a poco, los mininos se han ido acercando más a la nena, y ella cada vez más ha tomado conciencia de su existencia. De hecho, al principio se ignoraban bastante mutuamente. Estos momentos de encuentro se daban principalmente cuando la nena estaba mamando, ya que en casa suelo darle el pecho tumbada o semi tumbada, así que era ideal para convertirme en el colchón de todos.

En cuanto al dormir, nosotros hacemos colecho (es decir, la nena duerme con nosotros en la cama) y los gatos siempre han dormido con nosotros en la cama. Con lo que os podéis imaginar el panorama por la noche: toda la casa vacía y nuestra cama con 3 humanos y 2 gatos. Kato y Conxa no siempre están en la cama, y como la nena nació en pleno verano, es posible que al principio no fuera tan así. Obviamente cuando todos dormíamos juntos teníamos cuidado de que nadie chafara a nadie, incluido nosotros mismos a la nena.

Y así seguimos, ya mucho más acostumbrados a esta convivencia nocturna, pero teniendo cuidado. De hecho, Kato es el típico gato que en plena madrugada se pasea por encima tuyo, y a veces se lo quiere hacer a la pequeña también (que ahora, por suerte, ella se puede mover e incluso apartar al gato). Así que especialmente yo (que desde que soy madre tengo un radar permanente por las noches) noto que Kato está paseando cerca de la nena, vigilo de que no la chafe, no tanto porque le vaya a hacer daño sino porque la despertaría. Conxa es mucho más cuidadosa y, si bien se puede poner cerca, no es tan destructora en sus paseos nocturnos.

Y qué decir de la relación que tienen. La verdad es que miedo me da cuando la niña aún se mueva más, porque es una guerrera valiente y juguetona, y me imagino que no parará de provocar y perseguir a los gatos. Ahora está en pleno momento de gateo y esto ya empieza a ser un poco locura, a la par que muy divertido. Kato tiene menos paciencia, y a la mínima que la niña se acerca a hacerle algo ya huye, en cambio Conxa es más mami, y se retuerce, la roza suavemente dándole cariño, etc.

La pequeñaja suele ir a estirarles del pelo o cogerles la cola, por lo que nos pasamos el día diciendo que lo haga suave, que les diga “guapos, guapooooos” acariciando, etc. Y ella los ve y emite esos gritos agudos de mucha alegría de ver a sus hermanitos gatunos.

En resumen, estos 8 meses de convivencia están siendo preciosos y nos encanta la relación que se está forjando entre ellos.

Y tú, ¡cuéntanos tu experiencia sobre bebés y gatos!

24 comentarios

  • Reply Yaty 10/03/2017 at 5:59

    Mis gatos son muy juguetones al grado que cuando durmiendo cuelgo una mano salen de debajo de la cama y la arañan como si fuera algún juguete, tengo 6 meses de embarazo y no tengo interés en deshacerme de mis mininos pero si me da un poco de miedito que lleguen a arañar a la bebe cuando nazca, que puedo hacer para corregir este habito “cazador” de mis mininos???

    • Reply Míriam Martínez 16/03/2017 at 21:03

      Hola Yaty, el hecho de jugar con las manos con el gato, por ejemplo, hace que muchas veces tengan estos comportamientos. Si quieres puedes consultar con un especialista en comportamiento felino para ver qué hacer. Mi experiencia personal es que nuestros gatos, por más juguetones y “cazadores” que son hasta ahora respetan mucho a mi hija (que tiene 7 meses) y si bien alguna vez se defienden si ella les coge fuerte el pelo, nunca le han hecho daño, ni siquiera un rasguño, así que no deberías temer mucho. Suerte!

  • Reply Michel Cardozo 05/01/2017 at 1:10

    Tengo tres meses de embarazo y un gatita de 6 meses y desde que se enteraron que estoy embarazada la gente no hace mas si no decir que no me acerque ni toque mi gata y que le tengo que buscar otro hogar… Agggg me tienen aburrida y la verdad no pienso hacer caso … Amo a mi gata y se que se la va a llevar muy bien con su futuro hermanito y ya me hicieron el examen de toxoplasmocis y salio bien por lo cual no tengo por que preocuparme… Pero me gustaria mandar a la \+&!\#*=*÷ a mas de un metido cuando me dicen que me aleje de mi gata ….

  • Reply Iveth 14/06/2016 at 4:46

    Hola mi hijo tiene 3 años y acabamos de adoptar un gato de pronto tiene mucha tos. Será posible que sea alérgico al gato?

  • Reply tania 31/12/2015 at 13:24

    Hola tengo una duda mi gatita duerme en la cama conmigo si tengo un bebe lo hare dormir conmigo tambien qe debo hacer con mi gatita

  • Reply Carol 03/09/2015 at 13:58

    Hola yo tngo 5 gatos, y desd que estoy embarazada an sido aun mas regalones, acarician mi barriga e incluso cuando ronronean mi bb se mueve mucho, pero tngo esa tipica familia metiche que no le gustan los gatos, que son dañinos los pelos, qe lo van alastimar etc la verdad no creo que sea asi pero a tanto llegó el punto que mi pareja tampoco los kiere serca del bb…ya tngo una hija de 8 años y jamas a tenido algun problema x los gatos…yo los amo son mis tesoritos y me da una pena enorme tener que cerrarles la puerta para que no digam que soy una mama irresponsable. AMO A LOS GATOS Y ME HACEN INMENSAMENTE FELIZ!!

  • Reply Ana María Gómez 25/08/2015 at 7:16

    Completamente de acuerdo con todo. Tengo 2 gatos y dos bebés. Y cada uno de los gatos ha vivido la llegada de un bebé nuevo y jamás he tenido un problema. Respetan al máximo sus cunas (lo que no hacen con mi cama) y todos los sitios donde se sientan ellas.
    Respecto a las enfermedades sólo avisar que lo que si es posible es que los niños les peguen algo a los gatos, y, de hecho, el más joven casi se nos va cuando tenía 4 meses de una gastroenteritis que le pegó la mayor…

  • Reply karidim 27/02/2015 at 18:38

    Pues aunq no lo crean, mi suegra dice que una embarazada no debe tocar a un gato, porque el bebe naceria con cara de gato ¿¿¿¿¿¿??????? Por cierto, yo tengo dos gatos y nunca se irán de mi lado jaja

  • Reply ross 08/01/2015 at 12:35

    Yo tengo una gata y un bebé ya de tres meses. La gata se puso triste cuando me embaracé y nació el bebe porq era la super engreida y el bebé me consumió tooodo el día. Pero con el tiempo la gata se adaptó y bueno. ..nunca faltan comentarios estúpidos sobre abandonar a la gata o amenazas de la inútil de mi suegra de robarse al ninHo sino botó a mi gata. …demás perder tiempo con la gente

  • Reply Sandra Y 18/11/2014 at 0:40

    Hola, tengo 4 meses de embarazo y 4 gatos que son mis primeros hijos. Desde que sali embarazada solo escucho preguntas como: ¿y ahora que vas a hacer con tus gatos?, los pulmones del bebe se van a llenar de pelos… , la verdad detesto esos comentarios, pero lo peor es que también me los dice el papa de mi hijo y eso ha originado varias discusiones, no se como hacerles entender que no voy a dejar a ninguno de mis gatos, pero que eso no significa que no quiera a mi hijo.
    Va a ser difícil porque mi departamento es chico, solo hay dos cuartos, pero si me ayudarían su comentarios y consejos.

  • Reply Ramona 16/11/2014 at 18:59

    Amo a los gatos, pero en estado de embarazo mi esposo se presento con una minina de tan solo 3 meses. El me pregunto si podria traerla a casa porque le persiguio muchas calles y fue amor a primera vista. Sin dudar le dije que si, para darle un lugar seguro. Al inicio el gatito se comporto maravillosamente, luego en nuestra ausencia dañaba absolutamente todo, mi esposo la consiente al mil y yo soy quien le habla firmemente, por ejemplo no comer, olfatear la comida servida en la mesa ya que ellos no tienen limites. Luego nacio mi bebe y fue un calvario, incluso yo adolorida la buscaba y le atendia y se convirtio en una gatita mas grosera que antes. Ahora solo quiere usar las cosas de mi bebe, acostarse sobre su ropa, come su leche (es gracioso esto ultimo) pero me preocupa considerablemente porque ella se esconde en el cuarto de mi bebe y cuando lo dejo dormido y trato de no hacer ruido ella se queda adentro brincando como loca de cortina a cortina y sin control. Amo a los gatos como dije al inicio, si yo no tuviera paciencia no estaria contando esta historia, pero tengo un grande temor por mi bebe, quien espero que crezca muy rapido y yo por fin pueda descansar de este peligro diario. Pd: a la gata le encanta morder dedos, no es literal… Y mi pobre bebe esta en la etapa de mover sus miembros y siempre debe hacerlo con medias.

  • Reply Claudia Carvalho 06/11/2014 at 19:50

    Leticia, yo tuve el mismo problema, estaba embarazada y tenia una gata com pelos largos y que tirava mucho pelo. Solucioné el problema enviandola a la “peluquera” para cortarle el pelo super, super cortos.. ¡se quedó genial! Mi nena tiene 7 semanas y a la gata todavia sigue con el pelo mas o menos corto.

  • Reply Leticia 04/10/2014 at 2:04

    Hola, mi bebe nacerá dentro de un mes, y he tenido a mi gatito desde que me embaracé. Mucha gente me ha dicho que es malo tener a los gatos, cosa que yo no creo, pero últimamente mi gato ha estado tirando mucho pelo, y se ha estado escapando al patio donde pues a veces llegan gatos de otras casas, no se que cuidados tengan los otros dueños con esos gatos, hasta creo q son callejeros. Siempre ha sido casero, pero si me da miedo q le traiga bacterias de otros gatos y mas que nada, lo del pelo, q le pueda dar asma o algo así, necesito un consejo, ayúdenme por favor.

  • Reply Liz 17/07/2014 at 15:33

    Tengo una bebe de 03 meses y 02 gatos que me acompañaron desde mi embarazo, yo tuve una gata cuando era pequeña pero me la quitaron porque era alergica, pero desde que me embarece mi esposo me regalo dos por que a él le encanto, les juro que esos mininos han sido mi adoración y quienes me despertarón el lado materno, porque antes d nacer la bebe fue a ellos a quien arrulle y lleve a sus vacunas ahora ellos conviven con nosotros y no tenemos problema alguno se respetan cada uno y por supuesto que aún tienen sus mimos y cariños

  • Reply MiMiga 16/06/2014 at 18:38

    El mes pasado el mundo entero pudo ser testigo de una preciosa historia de amor entre una gata y su humano, cuya cuna compartió desde que nació: Era Tara, la valiente gata que salvó a su amigo del ataque de un perro http://on.fb.me/RYG2G6. Saludos felinos.

  • Reply Danna 01/06/2014 at 5:55

    Yo adoro los gatos y tengo un bebé de 1 mes, para mi, fue una gran alegría cuando mi gata la mas consentida, la niña de mis ojos, se acerco al bebe y empezó a darle mimos, ella esta con nosotros siempre, cuando estoy amamantando al bebe ella se acerca sigilosamente y se hace un ovillito a mi lado, yo le acaricio y ella me devuelve su cariño con su ronroneo. No debeis tener miedo a los gatos y mucho menos hacer caso de la ignorancia de muchos que te dicen que te deshagas de tu mascota, lo único que debes de saber es que si realmente amas a tus gatos las otras personas no importan, solo importas tu, tu bebé y tus mínimos, para ellos es importante que les defiendas, asi estas dejando claro que la manada es tu familia y ellos responderán a ti amándote incondicionalmente. No te arrepentirás te lo seguro.

  • Reply vero 14/04/2014 at 17:35

    tenemos 5 gatos que duermen en las camas y son tratados como reyes,tenemos un bebé en la casa de dos meses,ellos son buenos con el no le hacen nada de nada,lo quieren le dan mimos con su cabecitas,y el esta perfecto. yo soy alérgica a los gatos durante mucho tiempo no podía estar un minuto donde hubiera un gato,hasta que apareció mi Lulú la recogí de un basurero estaba abandonada con sus bebés,la adopte y desde entnces mi alergia a ido disminuyendo y hoy a desaparecido por completo

  • Reply Ainara 21/02/2014 at 21:47

    Hola. Tengo 4 gatos en casa y estoy embarazada. Tengo algo de preocupación porque he leido que pueden ponerse encima del bebe a la hora de dormir. He intentado acostumbrarlos a dormir fuera de la habitación pero lo pasan fatal. Pasan la noche maullando y rascando la puerta de mi habitación, incluso han aprendido a colgarse de la manilla y abrir la puerta. Siempre han dormido a los pies de la cama y no hay manera de sacarlos fuera. Aparte que paso la noche en vela porque no dejan de hacer ruido me da mucha penita tenerlos fuera. Como puedo hacer para tenerlos conmigo en la habitación sin que suponga un peligro para el bebe?

  • Reply Alba 01/02/2014 at 0:06

    No te preocupes Miriam, ten la absoluta seguridad de que se ganaran tu cariño y tu nene y tu seran los mas beneficiados….mucha suerte me cuentas como te fue con el gatito ehh?

  • Reply Florencia 28/01/2014 at 5:45

    Muchas gracias! En un mes mas dare a luz y muchas muchas personas mehan dicho que tengo que sacar a mis gatos que se pueden poner celosos y hasta matarme a mi hijo, yo por supuesto escuche pero no hice caso y decidi informarme, amo a mis Gatos tengo una gata(5 años)y un gato que es su hijo(8meses). no son agresivos al contrario solo el gato que es jugeton claramente porque es nuevo pero de a poco va aprendiendo a medir su fuerza y jugar sin morden ni arañar a las perrsonas, ahora veo que no sera tan dificil aunque si me da un poco de susto por mi bebé. Mas que nada por los reproches de mis familiares que se que voy a recibir y hablaran lo peor de mi entre ellos por tenerlos juntos, pero si lo hacen les hablare de esto! No aguantare mas ignorancia, con el dolor de mi alma casi decido hacer dormir afuera a mis mininos o como me habian dicho no mimarlos mas para que se acostumbren a estar lejos! Pero amo a mis gatos y a mi bebé y se que ellos tambien lo haran entre si

  • Reply Esther 13/10/2013 at 21:20

    Yo estoy embarazada de 6 meses y hemos adoptado dos gatitas, yo no se vivir sin mininos en casa, es así jeje no me da ningún miedo tenerlos, están vacunados, tienen sus controles y viven en casa con nosotros… además siempre que se tenga un mínimo de cuidado e higiene no entiendo de que se preocupan la mayoría de mamás. Me parece un estímulo increíble para el bebé, que a medida que crece aprende a respetar y querer a los animales, eso le formará como persona :D

  • Reply Mónica 09/06/2013 at 23:56

    Hola a todos.
    Cuando Arturo (ahora tiene 14) nació, había media docena de gatos en casa. Era invierno. Los gatos se acomodaron en el moisés y dormían con él, a modo de “acolchado”.
    Jamás me hice problemas por la toxoplasmosis (yo tenía bien en claro el tema, tal cual se plantea en esta página). Tampoco hubo problemas de adaptación; quizás, alguno que otro arañazo sin importancia.
    Siempre le enseñé a acariciarlos y a tratarlos bien; a no invadirlos en su “territorio”.
    Hoy en día tenemos dieciocho y seguimos conviviendo en paz y armonía.

  • Reply Silvia 09/06/2013 at 21:18

    Hola amigos! Cuando estando embarazada me confirmaron que no estaba protegida contra la toxoplasmosis… me entró un miedo increíble, teniendo dos gatos en casa y viviendo en un pueblo, donde mis gatos salían al jardín y recibíamos visitarás de otros amigos felinos. Tomamos las precauciones oportunas: higiene y mucho sentido común. Los gatos no volvieron a entrar en el dormitorio, pero siguieron teniendo su sesión de mimos. Y todo salió bien.
    Cuando llegó el bebé cada uno de mis gatos reaccionó de forma distinta: a Nolli le irritaba hasta tal punto el sonido del llanto del bebé que siempre evitaba estar cerca. Hoy mi hija tiene cuatro años y siguen sin ser amigos, pero se toleran. Ella sabe que a el no le gusta que se le acerque y se respetan mutuamente. Ha habido bufidos y carreras, pero así han aprendido a convivir.
    Orion, en cambio, siempre tuvo algo claro: estar discretamente cerca del bebé le procuraba más atención, así que decidió que el bebé era un aliado. He visto a mi hija tirarle sin querer de la cola y a Ori volviéndoselo para querer defenderse y quedar “congelado” al ver que era ella, meter las uñas, e irse. Increíble. Ahora son buenos amigos y el gato se ha ganado mimos extras de una persona más en la familia.
    Mi hija crece con gatos, sabe que a los animales hay que respetarles y son parte de los que nos rodea, y no tiene miedos absurdos. ¡Ah¡ Yo soy alérgica a los gatos y perros (la medicación mantiene los síntomas a raya) y mi hija está completamente sana, y estoy seguro que desarrollando defensas extra a medida que crece.
    Un saludo!

  • Reply miriam 30/04/2013 at 3:52

    hola, estoy pensando en adoptar un gatito pero a mi me dan mucho miedo y a mi esposo le encantan, ademas tenemos una bebe de 13 meses y dentro de sus primeras palabras fue “gata” porque le gustan mucho los gatos de la familia de mi esposo. no se que hacer, al final del dia seré yo quien lo cuide pero si me da miedo no se como lo vaya a hacer. No me gustaria que me arrepienta y terminemos regalandolo. necesito su ayuda!!

  • Escribe tu comentario (Recuerda: no es un consultorio ni se resolverán dudas veterinarias)