Comportamiento de los gatos Curiosidades de gatos

El gato y su carácter salvaje, ¿es un animal doméstico o domesticado?

15/03/2018
Gato salvaje doméstico o domesticado | Foto: pexels.com/photo/animal-pet-fur-head-33537

Lleva conviviendo con los humanos muchísimos años, pero su relación no es de obediencia sino de igual. El gato mantiene su corazón salvaje y su instinto, aunque haya vivido siempre en una casa. Conocer esa esencia felina te ayudará a convivir mejor con tu gato. ¿Quieres saber más?

En todo este tiempo escribiendo sobre gatos, muchas veces he tenido que repetir cosas parecidas a: “el gato conserva su lado más salvaje”, “para entender al gato hay que imaginarlo en su hábitat natural”, “el gato no está acostumbrado a recibir órdenes y cumplirlas”, “tu minino no te ve como un líder, sino como un igual”, etc.

Y es totalmente así.

Si quieres entender bien a estos felinos, tienes que comprender que su evolución ha borrado muy poco de sus orígenes más salvajes. Como dice la terapeuta felina Laura Trillo: “Para comprender bien al gato como especie tenemos que fijarnos en cómo vive en estado natural, sólo así podremos saber lo que no estamos haciendo bien.”

El origen de la relación humano-gato

Como ya comentamos en este post anterior, los expertos apuntan a que la relación entre los mininos y las personas se dió a partir de un acuerdo tácito en el que ambos ganaban.

Fue durante la aparición de la agricultura: los gatos se sintieron atraídos por las ratas que merodeaban el cereal almacenado por los egipcios. Al cazar ratas, los mininos protegían el alimento y ayudaban a eliminar enfermedades como la peste. Su peculiar carácter y su asombrosa belleza cautivaron al ser humano, que poco a poco lo fue aceptando en su hogar.

Los gatos durante el Antiguo Egipto, presentes en ámbitos como el doméstico yel religioso. Óleo por Edwin Long (1878)

Los gatos durante el Antiguo Egipto, presentes en ámbitos como el doméstico yel religioso. Óleo por Edwin Long (1878)

“El gato es el único animal que ha conseguido domesticar al hombre”

Lo decía el sociólogo y antropólogo Marcel Mauss, y es una afirmación que podríamos decir que se ajusta mucho a la realidad.

A diferencia de otros animales domésticos como los perros, en los que el humano ha ido seleccionando los que le parecía mejor (por aspecto físico, carácter, etc.), el vínculo gato-humano no ha generado esa sinergia de “animal que obedece al hombre”. Es cierto que también hay personas que se dejan llevar más por lo bonito que es, por algún rasgo curioso o por la raza del gato, pero esa no ha sido la forma de relación constante entre humanos-gatos. Ha influido pero no ha podido borrar la esencia, en los inicios hubo esa relación win-win y se ha ido manteniendo.

Todos conocemos perros que obedecen a órdenes, pero no tenemos esa misma sensación de la mayoría de gatos que conocemos (hay excepciones, claro está). El gato se ha ido adaptando al entorno y a nosotros, y ha modificado parte de su conducta o su forma de ser para ello. Pero, como veremos a continuación, no ha llegado al punto de domesticación del can.

Lo salvaje de los gatos domésticos

Antes de analizar a los mininos, es importante diferenciar entre gatos domésticos y gatos salvajes o asilvestrados (que viven en libertad y no tienen contacto ninguno o muy poco contacto con humanos).

Vamos a hablar de gatos que conviven totalmente indoor o en semi libertad con humanos, que están acostumbrados al contacto con personas. Las características que veremos aún se acentúan más en gatos salvajes, ya que lógicamente sí tienen necesidad de continuar poniendo en práctica técnicas de supervivencia. Lo sorprendente es cuando un gato que siempre ha vivido en casa siga haciendo cosas como, por poner un ejemplo, cazar; cuando tal vez ni ha visto nunca a ningún gato hacerlo ni tampoco es por necesidad.

¿Qué conserva el gato de sus orígenes salvajes?

Existen muchos rasgos que conserva casi intactos, aunque no todos los gatos los tienen en el mismo grado.

Los más comunes son:

  • Instinto de caza. Seguramente has podido ver a tu gato “jugar” a cazar, la presa puede ser cualquier cosa, desde un insecto que se cuela en casa, a un ratoncito del jardín, o cualquier juguete o elemento que encuentre en su camino, y hasta puede hacer ver que te caza a ti. Todo con esas posiciones sigilosas tan felinas; primero observando, luego preparando su cuerpo para saltar, hasta esperar con calma y paciencia al momento oportuno para saltar sobre la presa.
  • Actividad nocturna. Normalmente ligado al punto anterior, como el gato es un cazador nocturno, a menudo conserva esa energía para la noche, y pone en práctica sus juegos más intrépidos cuando tú estás durmiendo. Si este es tu caso, te conviene ver estos consejos para intentar que el gato duerma de noche.
  • Alimentación racionada según necesidad. En su estado natural, el minino caza y come lo que necesita, y puede seguir cazando sin hambre. Si tiene acceso ilimitado a su alimento, se lo reparte para saciar su apetito. Los gatos domésticos no suelen tener este privilegio, por lo que si el gato no tiene ningún problema de salud, es bueno que se le permita regular su ingesta de alimentos. Mira estos tips sobre comida seca y húmeda.
  • Anatomía. Cada parte de su cuerpo está pensada para supervivencia, sus ojos de cazador con privilegiada visión nocturna, su lengua rasposa que le ayuda a estrangular a sus presas, sus omoplatos sin clavícula que le permiten hacer giros de todo el cuerpo y caer casi siempre de pie, etc.
  • Jerarquía relativa. En las relaciones entre gatos y en las de humanos y gatos que conviven en una misma casa, para el minino aplica lo que se llama jerarquía relativa: cada miembro del grupo o familia puede tener una posición diferente dependiendo de la hora, del lugar y de la situación. Ahora un gato tiene la posición de “líder” y los otros le ceden el paso, y al rato se intercambian los papeles. Esto lo podemos ver constantemente en los juegos entre mininos, cuando primero persigue uno al gato que huye, y luego el perseguido se convierte en persiguidor. Con las personas pasa algo parecido, no te va a ver siempre como “su líder” como sí ocurre con los perros, de hecho afirman que los gatos nos ven como si fuéramos otro gato gigante, que juega con sus mismas reglas.

División del territorio felino en gatos domésticos | Foto: pexels.com/photo/low-angle-view-of-cat-on-tree-257532/

  • División del territorio. Su fuerte carácter territorial hace imprescindible que la casa reúna una división parecida a la que el gato tendría en su estado natural. Un espacio para dormir, uno para comer, uno para el juego… todos ellos diferenciados y separados entre sí.
    Lee este post detallado sobre cómo preparar la casa pensando en el territorio felino.
  • Marcaje. Teniendo en cuenta este fuerte arraigo al territorio, el gato tiene diversas maneras de marcar (igual que lo haría en la naturaleza). Sus marcas principales son visuales, olfativas, con orín, etc. A veces son marcas territoriales o de alarma, y otras veces son marcas de identificación o familiarización. Por ejemplo, cuando el gato se restriega contra ti cuando llegas en casa, es su forma de decirte hola y de compartir tus olores con los suyos, es como decir “te conozco y te reconozco”. Otra forma peculiar de saludar intercambiando olores es cuando tu gato te pone su culo en tu cara. No es muy agradable para nosotros, pero el minino solo está reconociéndote con un cariñoso saludo.
  • Privacidad para hacer sus necesidades. Cuando el gato vive en su estado salvaje, busca un sitio íntimo en el que hacer pipí y caca. Un lugar en el que estar protegido y en el que no dejar evidencias para sus depredadores. Este requisito lo mantiene cuando es doméstico, por lo que el arenero tiene que estar en un lugar adecuado y tener unas características concretas.
  • Defensa ante posibles depredadores. El felino no solo evita mostrarse débil mientras está “en el baño”, también suele ocultar que se encuentra mal. En la naturaleza, el gato se escondería si está herido, para evitar que un depredador se aproveche de ello. Y cuando el gato es doméstico también evita mostrarse vulnerable. Por eso hay que estar pendiente de posibles señales de alerta: el gato come menos, se esconde más, está menos activo, etc. Un ejemplo de cómo los gatos “ocultan” encontrarse mal o estar padeciendo algo es como algunos gatos sordos “disimulan” su sordera.

Los gatos domésticos pueden conectar frecuentemente con sus orígenes salvajes, aún haber vivido siempre en una casa. Simulan que están cazando metidos en una caja, rasguñan su rascador como si fuera el árbol más robusto y agradable de todo el bosque…

Pienso que esta conexión salvaje y tan suya hace que aún sean más especiales y maravillosos. Al menos a mí me encanta que así sean, auténticos.

20 comentarios

  • Reply Eliana 04/04/2018 at 14:58

    Me encanta este post sobre observar ese lado salvaje de los gatos dentro del hogar. En mi vida he tenido unos 4 gatos, todos en épocas diferentes y me encantaba observarlos, corriendo por toda la casa, jugando a que cazaban o que perseguían una presa, teniendo ese lado escapista que los hace únicos, además de ser ariscos pero al mismo tiempo buscando caricias o deslizando todo su cuerpo por mis piernas, con ese ronroneo que te indica que se sienten a gusto y que tú eres la persona que ellos han escogido para llevar a cabo ese lado domesticado, el cual tampoco dura mucho tiempo porque tarde o temprano regresan a su lado salvaje.

    • Reply Míriam Martínez 04/04/2018 at 18:42

      Así es Eliana :) Gracias por compartir tu experiencia. Un abrazo!

  • Reply Diana Garces 04/04/2018 at 0:16

    Los gatos definitivamente por más domesticados que creamos que están nos tienen dominados y siempre tendrán ese algo de salvaje porque es parte de su esencia, y creo que como bien dices los hace ser tan especiales, maravillosos y encantadores, porque nos encanta que no sean dóciles, ni el típico animal tranquilo. No sé, creo que esta parte de ellos es preciosa y mientras no ataquen son “manejables” :D

    Excelente post guapa, como siempre aprendemos un montón con tus artículos :)

  • Reply Yolanda Morales 03/04/2018 at 21:04

    Hola Miriam, la verdad es que me parece apasionante el mundo de los gatos y todo lo que nos cuentas sobre ellos. Yo no tengo mascotas en casa pero mi hija es una amante de los animales y no para de pedir tener perro, gato o lo que sea ya que los adora.
    La verdad es que me estaba inclinando por un gato, pero como no tengo ningún conocimiento me voy a empapar bien toda la información que nos aportas en tu interesante web y cuando me decida a compartir nuestra casa con un felino te lo diré para que me des consejillos que seguro me vienen genial. Un abrazo y muchas gracias por tus aportaciones.

    • Reply Míriam Martínez 04/04/2018 at 18:46

      Genial Yolanda, adoptar un animal es una gran responsabilidad que se tiene que meditar bien, pero también es muy satisfactorio. Y es precioso ver como tus hijos crecen con ese amor :) Cualquier cosa, no dudes en preguntarme. Un abrazo

  • Reply Luisa Acelas 02/04/2018 at 17:00

    Qué interesante. Hace 3 meses que tengo a mi gatito Sheldon en mi casa y la verdad es que todos los días aprendo con él. Me encantó la frase de “El gato es el único animal que ha conseguido domesticar al hombre”, porque tiene razón. A veces con los gatos uno se siente como que uno es el que se termina adaptando a ellos. A cuando ellos quieren ser consentidos, cuando ellos quieren jugar, cuando quieren comer… no cuando uno quiere que lo hagan. Te seguiré leyendo para aplicarlo con mi hijo gatuno.

    • Reply Míriam Martínez 04/04/2018 at 18:49

      Totalmente Luisa jeje Cualquier duda que tengas, me dices. Un abrazo

  • Reply Alexandra Dacier 02/04/2018 at 14:02

    Nunca había pensado que el gato es un animal salvaje o que existiera estos tipos de gato que nos describes en el post.
    Sin duda alguna creo cuando dices que el gato ha sido domesticado para estar con el hombre y ser acompañante dentro del hogar. Mi cuñada tiene dos gatos y para ella son como sus hijos, nunca imaginé que se podía querer tanto a unos gatos.
    Muy tierno tu post y me ha abierto más los ojos con estos temas.
    Saludos.

  • Reply Ana - Alma Viajera 01/04/2018 at 23:01

    Miriam, qué bueno tu frase casi inicial sobre los gatos que han domesticado a los humanos jajaja Me parece bárbara, te lo prometo. Verás, yo soy de perros total, sobre todo porque los gatos me dan una alergia que solo quiero morir cuando estoy cerca, así es que les evito, pero lo que he aprendido hoy con tu artículo es muchísimo!!!
    Mil gracias!

  • Reply Sayuri 01/04/2018 at 9:59

    Gracias por la información. La verdad es que descubrir la evolución de este animal me ha dado un poco de pena. ¿Cuál es el estado natural del gato? Yo siempre he visto que es cerca del hombre, bien viviendo dentro de la casa, bien en los alrededores. Como en los pueblos, que se ven gatos callejeros, pero siempre hay alguien que les saca un plato con comida y agua. No me imagino à los gatos viviendo en medio de un bosque sin contacto con los humanos. ¿Es posible? Me ha sorprendido lo que comentas de que aún no han perdido las ganas de cazar, por ejemplo, aunque jamás hayan visto a otros gatos enseñándole o hayan tenido nunca la necesidad. Sin embargo, los gatos caseros siguen manteniendo ese instinto. ¿Podrá perderse con el tiempo? Un saludo.

    • Reply Míriam Martínez 04/04/2018 at 20:42

      Hola Sayuri, realmente su estado natural sí sería algo parecido a lo que comentas. Pero la verdad es que sería complicado en el mundo en el que vivimos ahora. Los gatos que viven en ciudades de manera salvaje suelen sufrir atropellamientos, enfermedades, etc. con lo que esa opción no suele ser la más óptima. Pero en un estado natural seguro en el que la mano del hombre no haya llegado sí sería un buen lugar para un minino que haya nacido ahí.

      En cuanto al instinto, yo espero que nunca lo pierdan.

      Un abrazo

  • Reply Dorit 28/03/2018 at 7:02

    Hola, Miriam:
    Otro post muy informativo y de imprescindible lectura para cualquiera que tenga gato o esté pensando en tener uno. Muy interesante también la historia sobre el origen de la relación de los gatos con los humanos en Egipto.

    • Reply Míriam Martínez 28/03/2018 at 15:40

      Gracias Dorit, me alegra que te haya resultado curioso. Un abrazo

  • Reply Ere Gonzalez 27/03/2018 at 3:40

    Que interesante y completo está este artículo, jamás hubiera imaginado todo lo que compartes. Me parece normal que un gato indoor se ponga a cazar, finalmente es parte de su instinto, y vaya que son graciosos. Mi suegra tiene un gato así, nunca sale de su apartamento, lo encontramos a la puerta de nuestra casa un día que íbamos a ir a verla y tenía muy poco tiempo de haber muerto su gato anterior. Lo único malo es que este minino que le llevamos, está subido de peso, demasiado diría yo, pero hasta ahora parece un gato feliz. Perdón por desviarme, saludos :D

  • Reply Irune 26/03/2018 at 11:32

    Magnífico post¡¡ Muy elaborado y trabajado.
    Detrás se aprecia el gran conocimiento que tienes sobre los gatos. Me encanta y te felicito.
    Me has aportado muchísima información que desconocía.
    Ahora puedo entender muchísimo mejor su comportamiento.
    Al igual que tú coincido en que son “especiales y maravillosos”
    Me encanta lo que explicas como curiosidad de que, a pesar de vivir en cautividad, conectan con su esencia, con su instinto y tienen comportamientos de un gato salvaje a pesar de no haber visto a ningún otro gato con esos comportamientos.
    Gracias por compartir tanta información sobre los gatos a los que adoro.
    Un abrazo

    • Reply Míriam Martínez 26/03/2018 at 16:00

      Gracias por tus elogios Irune, si sirve para que la convivencia gato-humano sea mejor, yo feliz de haber contribuido a ello :)

    Escribe tu comentario (Recuerda: no es un consultorio ni se resolverán dudas veterinarias)